jueves, 11 de septiembre de 2014

Crónicas de Pepa...y sus talleres

9 de septiembre

Taller de motivación con los trabajadores de Ozanam

Son las doce de la mañana y algunos de los trabajadores de Ozanam dejan sus mesas y ordenadores para entrar en el aula donde les espero. Algunos ya nos conocemos, la Carrera nos hace coincidir cada año. Pero por Ozanam, siempre hay caras nuevas.

Después de las presentaciones, entro en faena. Este año la Carrera va de colores, “Calles de color”. Para mi es un tema apasionante, trabajo sobre ello casi a diario. Los colores nos hacen diferentes, nos ayudan a crear nuevos colores al mezclarnos... El Gancho está lleno de colores y esta nueva Carrera inundará las calles con más colores todavía.

Juntos pensamos sobre los ellos: el negro, la muerte. el blanco, la pureza. el rojo, la pasión. el amarillo, la locura..... casi en cadena nos salen las palabras que asociamos con los colores. Algunas de ellas son producto de nuestra cultura, otras son universales: el rojo, peligro.


Mi propuesta es hacer una estrella de ocho puntas, de colores claro. cuando les enseño el resultado final, casi todos me dicen “pero eso es muy difícil, mira que yo con las manos....” 

Esta estrella es preciosa y aparentemente muy compleja, pero está hecha sumando una serie de movimientos sencillos. A mi me la enseñó Fernando Lasheras y me pareció que tenía que ver mucho con los retos a los que nos enfrentamos a veces. Vemos donde queremos llegar y nos parece difícil conseguirlo, pero es posible que con sencillos movimientos nos vayamos acercando y quizás consigamos llegar al final. Estos “trabajos manuales” pueden parecer que tan solo tienen un valor del entretenimiento, que ya es mucho, pero se pueden dotar de valores educativos y utilizarlos para explicar muchas actitudes, para imaginar soluciones a los retos que la vida nos plantea cada día.

Uno de los retos que nos planteamos en la Carrera es llenar de color y calor las calles del Gancho dentro de unos días. Yo ya he empezado a mover los colores, aprovechando el viento que sopla a mi favor por las calles de este precioso barrio. 

Os dejo el enlace para que podáis hacer la estrella si os apetece:


Nos vamos leyendo y viendo por el Gancho. 

1o de septiembre

Preparación de la visita guiada “El barrio a ciegas”

Dentro de la programación de las actividades de la Carrera hay una visita guiada muy especial. Se llama El barrio a ciegas y he tenido la fortuna participar en ella. Hace años que hago visitas guiadas a edificios relevantes, a exposiciones, a monumentos, a museos, a barrios.... a veces son teatralizadas y a veces no. Esta visita es un encargo muy especial. 

Habitualmente acompaño a los grupos para mostrarles aquello que les interesa e interpelo continuamente a su sentido de la vista: miren esto, vean aquello, lean, observen... La vista es un sentido muy poderoso que casi anula a los demás, por ello quién no la tiene percibe un sinfín de estímulos que la mayoría nos perdemos o pasamos por alto.


Mi compañero en este viaje se llama Pablo y es vecino del Gancho. Vive allí hace... muchos años años. Pablo es mi guía estos días. El me enseña el barrio: “esta calle huele a...” “en esta otra se puede sentir una corriente de aire....” “sin duda esta calle donde estamos es la más fresca...” “por aquí nos se puede ni pasar, están todas las baldosas levantadas...”

Pablo con su bastón y su sentido del humor, y la que os escribe nos hemos dado un paseo estupendo esta misma mañana. Estamos preparando juntos una visita que esperamos que os guste. Yo os aseguro que tener la oportunidad de ver el barrio con una persona que casi no ve es una experiencia muy muy estimulante.

Gracias Pablo por ser mi guía. 

Página de Facebook: Pepa Educación y Arte

Pepa, educadora y colaboradora de la Carrera del Gancho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario