jueves, 18 de septiembre de 2014

Pepa y otras crónicas...experiencias con sabor Carrera del Gancho

15 de septiembre 

Centro Comunitario Oliver
Feli, María, Justa, Matilde, Encarna, Carmen Sancho, Carmen Gracia, Esperanza, Cristina.... da gusto volver al Centro Comunitario Oliver cada año por estas fechas. Me esperan y me encanta que sea así. “Hay la Pepa, que traes este año”.

Me siento un poco como una vendedora ambulante que pasa cada cierto tiempo por un pueblo y llega a su plaza. Mi producto estrella para en estas fechas es “La Carrera del Gancho”.

Este año “mi puesto” se llena de colores que voy sacando uno a uno, como un mago lo haría de su chistera. Enredados en esos colores van las emociones que nos producen. Que si el gris es aburrimiento, pero es elegante. Que si el blanco es pureza pero se mancha mucho. Que si el negro ni hablar. Que mira que rosa más majo.... Al cabo de un rato tenemos la mesa llena de papeles y yo les pido que me ayuden a unirlos. Todas las manos son pocas para preparar materiales que usaremos para adornar las calles.

En realidad esto de que me ayuden con los materiales para adornar las calles es una excusa para volver cada año. Una excusa para recibir sus besos y sus abrazos. La Carrera me llena cada año de encuentros, este año de encuentros llenos de color. 

15 de septiembre 

Programa Rehabilitación de Viviendas y Fachadas-PICH
Hablarles a pintores de colores tiene su gracia. Bien pues una sala llena de pintores, albañiles, fontaneras, electricistas.... todos ellos aprendiendo el oficio a la par que español, alfabetización... etc. 

Todos ellos participan en la Carrera del Gancho de forma directa: pintando las calles, pintando murales... lo que haga falta vamos. Nuestro encuentro, como todos los que yo he dinamizado, tenían como objetivo conocer con más detalle la propuesta de este año para la Carrera, “Calles de color”. Como no podía ser de otra forma, estando yo por el medio, hablamos de colores y emociones. De colores y cultura, de colores en la naturaleza, en la publicidad, en el cine, en la moda....

Hicimos algunas guirnaldas para adornar la calle de Las Armas. Estoy deseando verla con todo lo que se está preparando ya colocado. Un juego divertido y preciso de papeles de colores.

Acabamos la sesión con un cuento: “El mago de los colores” de Arnold Lobel. Hacía mucho que algunos a algunos de ellos no les contaban un cuento, demasiado quizás. No deberíamos perder la costumbre de contarnos u oír cuentos, nos ayudan a pensar y crecer y cambiar para vivir mejor, al menos eso creo yo.

Este cuento habla de un mago, que viviendo en un mundo sin colores, inventa primero el azul. Todo se pinta de azul y son muy felices pero al cabo de unos días... todos están tristes. Después inventa el amarillo. Todo se pinta de amarillo y son muy felices pero a al cabo de unos días.... todos están con dolores de cabeza y muy deslumbrados. Después inventa el rojo. Todo se pinta de rojo y son muy felices pero al cabo de unos días.... todos están enfadados. Entonces ocurre que..... NO, NO... no voy a contar el final del cuento. Os invito a que lo leáis.

16 de septiembre 

Residencia CAI Ozanam Oliver
Volver cada año a la residencia es para mi un verdadero placer. Me esperan, casi cuarenta participantes, para que les cuente de que va la Carrera este año, preparamos juntos algunos materiales y lo mejor de todo, vienen a ver la Carrera al barrio del Gancho.

Muchas de las personas con las que comparto estas sesiones en la residencia han vivido en el barrio. “Ya sabes Pepa que yo nací en la calle Manuela Sancho, fui bautizada en San Pablo donde me casé y también bauticé a mis hijos”. Les llena de orgullo hablar del que siempre será su barrio. Los que pueden y se animan a bajar los días de la Carrera pasean por el Gancho con mucha nostalgia.


Este año hablamos de colores y llenamos las mesas de papeles que unimos, mejor cuando lo hacemos entre varios: unos ponen pegamento, otros pegan, otros van separando los papeles.... en un momento tengo un motón de tiras de papeles de preciosos colores.

Unimos los papeles como los recuerdos a este barrio del Gancho que tan querido es por algunas de las personas que vivieron en él.

Si multiplicamos los besos y abrazos que me dan, por el número de años de estos “jóvenes”, os aseguro que me llevo una fortuna en cariño.

Pepa, educadora y colaboradora de la Carrera del Gancho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario