miércoles, 16 de septiembre de 2015

Hoy el león de la ira, en rojos y naranjas

Bien, pues como todos los años he pasado a ver a mis “chicas” del Centro Comunitario Oliver. Son ya unos años y nos alegramos del reencuentro. Después de contarles el cuento de “Seis leones” y hablarles de la propuesta de pintar la melena de uno de los leones, les he dado a elegir de las dos que quedaban: azules para la tristeza y rojos para la ira. 
2015-09-15 16.09.03
Sin dudarlo, “rojo maña rojo, no queremos tristezas”.

Les he preguntado si habían ido alguna vez al circo y Pedro, el único hombre que hoy nos acompañaba nos contesta “yo he trabajado en un circo”. Ojiplática me he quedado, os lo aseguro. Pedro vivía en Santander y allí salió un día a pasear con sus tres hijos, fueron a ver un circo que había llegado a la ciudad, el circo Benhur. El nombre le venía porque entre los animales que llevaba el circo, leones, elefantes, etc, había sobre todo caballos que corrían en cuadrigas. Las personas que manejaban esos caballos hablaban en árabe y Pedro sabe hablar árabe. Nació en Melilla y allí lo aprendió. El caso es que el dueño del circo lo vio y le ofreció trabajo, pues le venía bien una persona que se comunicara bien con los adiestradores de los caballos. Comenzó una gira por algunos lugares de España y les surgió la oportunidad de ir a América, pero Pedro dijo que cruzar el charco como que no. Su familia estaba en Santander y él no fue a la gira americana del circo Benhur. Nos ha contado también que recuerda como trabajando en el circo, vio como un león se comió a un joven que los cuidaba, “¿pero se lo comió, comió Pedro?” le he preguntado yo con cara de espanto y nos ha contestado sin pestañear “solo dejó los zapatos”. ¡¡Ufff!!.
Bueno, hemos enredado algunas iras en la melena roja anaranjada de este león emocionado porque nos enfada que no se respete a las personas, que se mienta, que haya injusticias, nos enfadan las guerras y cuando se mencionan las guerras hasta el pulso tiembla, como le pasaba a María. En esa melena además de iras también se han quedado prendidas algunas tristezas, no hemos podido evitar nombrarlas al hablar de la guerra.
2015-09-15 16.07.28
Que rato más bueno hemos pasado, hemos reído, cantado, pintado y visitado, con nuestra imaginación y el relato de Pedro, un circo donde no puedo dejar de ver unos zapatos dentro de una jaula de león.

Gracias María, Justa, Esperanza, Carmen Muiños, Pedro, Julia, Carmen Sancho, Matilde y Feli.
Gracias a la Carrera que cada año me da la oportunidad de incluir más y más historias, más y más personas, más y más emociones.
Esta entrada forma parte de las historias que a través del taller "Los 6 leones" ha trabajado Pepa con diferentes colectivos.
Podéis leer todas las historias en su blog Pepa, educación y arte. 
Muchas gracias Pepa por tu implicación en la Carrera.
Es #carreragancho12

No hay comentarios:

Publicar un comentario